Trastorno de Personalidad Paranoide y Sexualidad.

Hola a todxs.

Continuamos con la temática sobre los Trastornos de Personalidad y Sexualidad, si no leíste el POST anterior te adjunto el enlace.

Si lo leíste, gracias, y en caso de necesitar aclarar aspectos o dudas, o realizar preguntas, estaré encantada.

Mi objetivo es explicar TODOS los Trastornos de Personalidad, para ello realizaré un Resumen en los siguientes POST de cada uno de los Trastornos de Personalidad de forma pormenorizada.

La temática será organizada según los dos Manuales de referencia y los artículos que relacionan, analizan y clasifican las diferencias referidas a cada uno de los Trastornos de Personalidad:

  • AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION (APA). (2002). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSMIVTR. Barcelona: Masson.
  • AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION (APA). (2014). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSMV. Barcelona: Masson.
  • Rodríguez Testal, Juan Francisco; Senín Calderón, Cristina; Perona Garcelán, Salvador Del DSM-IV-TR al DSM-5: análisis de algunos cambios International Journal of Clinical and Health Psychology, vol. 14, núm. 3, septiembre-diciembre, 2014, pp. 221-231.
  • La reformulación de los trastornos de la personalidad en el DSM-V. Esbec,, E. Echeburúa.. Actas Esp Psiquiatr 2011;39(1):1-11. Extraído Tabla 3.
  • Más Bibliografia detallada al final del POST.

Trataré de explicaros los aspectos más importantes y definitorios del Trastorno de Personalidad Paranoide (TPP), se basan es estudios, signos y síntomas de pacientes, a nivel general. Debemos tener en cuenta, como siempre, las diferencias individuales. Por eso, la variable de cómo se relacionan, expresan y entienden su y la Sexualidad depende de muchas más opciones que únicamente la etiqueta.

 

Autora: Esther Gili

 

Empezamos…

Recordando la Clasificación de los Trastornos de Personalidad en 3 Categorías o Cluster.

  • CLUSTER A: Se caracterizan por ser personas extrañas y excéntricas.
  • Trastorno de Personalidad Paranoide (TPP).
  • Trastorno de Personalidad Esquizoide (TPEZ).
  • Trastorno de Personalidad Esquizotípico (TPET).
  • CLUSTER B: Se caracterizan por ser personas teatrales, emotivas en exceso, impulsivas y llamativas.
  • Trastorno de Personalidad Histriónico (TPH).
  • Trastorno de Personalidad Narcisista (TPN).
  • Trastorno de Personalidad Antisocial (TPA).
  • Trastorno de Límite de la Personalidad o Borderline (TLP).
  • CLUSTER C: Se caracterizan por ser personas ansiosas o temerosas.
  • Trastorno de Personalidad por Evitación (TPE).
  • Trastorno de Personalidad por Dependencia (TPD).
  • Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC).

Y con un Resumen de los cambios que se han dado en los Manuales de Diagnóstico porque nos indican los aspectos que debemos tener en cuenta para diferenciar entre los diferentes Trastornos, así como entre Rasgo y Trastorno.

¿Os acordáis de la diferencia?

 

Pero, ¿Por qué se caracteriza el Trastorno de Personalidad Paranoide?

Las personas con Trastorno Paranoide de la Personalidad (TPP), generalmente, se caracterizan por tener un patrón
desconfianza generalizada y suspicacia hacia los demás durante largo tiempo. Que le lleva casi siempre a creer que los motivos de otras personas son sospechosas o incluso malévolos, es un episodio paranoide.

Del mismo modo, es importante señalar que cualquiera de nosotros puede sufrir uno de estos episodios sin necesidad de presentar por ello un trastorno de personalidad. Es decir, el hecho de que alguien sufra puntualmente un episodio paranoide, no supone ningún inconveniente para la vida diaria, NO implica necesariamente el diagnóstico de una patología.

El problema surge cuando estos incidentes se producen de forma habitual y reiterada, lo que se traducirá en un comportamiento acorde a este tipo de pensamientos paranoides, que le va a acarrear al afectado una serie de
consecuencias negativas en su vida, tanto en el ámbito laboral como familiar, así como en sus relaciones
interpersonales y afectivo sexuales, en consecuencia.

EL DATO: El Trastorno de Personalidad Paranoide (TPP) es más frecuente en hombres que en mujeres, y se produce entre el 2,3-4,4% en la población general. 

NO se diagnostica cuando ya se ha diagnosticado en el sujeto previamente otro trastorno psicótico como:

  • Esquizofrenia
  • Un trastorno bipolar
  • Depresión con características psicóticas.

Debido a los trastornos de personalidad suelen tener una larga duración y patrones estables de comportamiento a lo largo del tiempo, se les diagnostica con mayor frecuencia en la edad adulta.

Es infrecuente y poco común que se realice un diagnóstico en la infancia o en la adolescencia, ya que un niño o adolescente se encuentra en constante desarrollo, cambios en la personalidad y la maduración.

Sin embargo, si se diagnostica en un niño o adolescente, las características deben haber estado presentes durante al menos 1 año.

Los individuos con este trastorno piensan firmemente que:

Las otras personas los quieren explotar, dañar o engañar, incluso si NO existe evidencia alguna que apoye dicha hipótesis.

 

Si bien es bastante normal que todos tengamos un cierto grado de “desconfianza” sobre ciertas situaciones en su vida: – como por ejemplo la preocupación acerca de un inminente despido en el trabajo, o que tu jefe te trata peor que a otros-, las personas con trastorno de personalidad paranoide, llevan esto hasta un extremo, que incluye prácticamente todos los ámbitos ya sean profesionales, sociales o incluso familiares.

 

Ejemplo de PACIENTE documentado:

 

Entonces, ¿cómo se relacionan con los demás en el trabajo, su día a día o en la esfera social?

Si tu respuesta tras leer el resumen de los síntomas y cómo reaccionan o actúan en ciertas situaciones, es que es complicado. Pues si, esos motivos hacen que sea francamente difícil llevarse bien con los sujetos con TPP y con frecuencia tienen problemas en sus relaciones cercanas. En mayor medida debido a:

  • Su suspicacia y hostilidad excesiva la pueden expresar con numerosos argumentos, en forma de quejas recurrentes, o también con tranquila indiferencia, aunque aparentemente hostil.
  • Son hipervigilantes, ya que están en busca de amenazas potenciales, pueden actuar de una manera excesivamente reservada. 
  • Preocupación excesiva sobre los verdaderos sentimientos de lealtad y fidelidad de sus amistades y compañeros de trabajo.
  • Exageración de las circunstancias normales, viendo signos de peligro y amenaza por todos lados.
  • Se autoprotegen.
  • Parecen ser personas “frías” y carentes de sentimientos.
  • A menudo pueden parecer que son enormemente objetivos, racionales y no emocionales, pues suelen mostrar poco afecto, con expresiones hostiles, obstinación y sarcasmo. Su carácter combativo y sospechoso puede provocar una respuesta hostil en otros, que, paradójicamente, luego sirve para confirmar sus expectativas originales.
  • Que al carecer de confianza en los demás, tienen una excesiva necesidad de ser autosuficientes y un fuerte sentido de la autonomía.
  • Cierta tendencia a rumiar mentalmente, es decir, a la repetición de recuerdos de palabras o gestos de otros que le fueron desagradables, como insultos o injurias –reales o imaginarios–, que hace que además sea muy rencoroso.
  • También necesitan tener un alto grado de control sobre los que les rodean.
  • A menudo son rígidos.
  • Muy críticos de los demás.
  • Son incapaces de colaborar.
  • Tienen grandes dificultades para aceptar cualquier tipo de crítica o relación con figuras de autoridad.

Después de este resumen, comprenderéis que las personas con TPP suelen tener un grupo de apoyo, ya sea familiar o de amistades muy reducido, por no decir escaso, y que tiendan al aislamiento social, pero a la vez, desean controlar a todos y a todos porque así ven confirmadas y reforzadas sus sospechas acerca de ellos. El resultado es:

  • Se crean problemas familiares, normalmente por razones económicas, y debidos a su suspicacia, que le hace pensar que las personas de su confianza le están engañando, o que pueden contar sus intimidades a quien no deben, poniendo en riesgo su prestigio.
  • Dificultades para mantener un puesto de trabajo estable, debido al escaso esfuerzo por integrarse en su tarea, sobre todo, cuando implica estar de cara al público, además de por sus pensamientos de
    sentirse explotado laboralmente. 
  • Hostilidad injustificada y sin adecuarse a las circunstancias, pudiendo estallar ante cualquier persona, y que en algunos casos se acompaña de una actitud de desprecio al otro, como forma de mantener las distancias.
  • Manifestaciones de admiración y anhelo por las personas que tienen poder y ostentan un mayor rango social, mientras que desprecian a los que se muestran débiles o consideran de un rango inferior.
  • Problemas de salud avanzados, como consecuencia de su desconfianza en los médicos y el personal sanitario, lo que hace que no acuda a consulta cuando se siente mal, y que en algunos casos se automedique, con los consiguientes riesgos asociados.

En el caso de tener pareja:

  • Las relaciones sexuales se usan como modo de control hacia la pareja o como método de comprobación de una supuesta infidelidad.
  • No se dan con frecuencia, ya que supone exponerse mucho.
  • Porque si la gente, o alguien más cercano como mi pareja, sabe cosas sobre mí, las usarán contra mí.
  • Por lo que va a conllevar un estado constante de tensión, que en la mayoría de los casos lleva a la separación sentimental o al divorcio.

 

VÍDEO que nos muestra cómo muestran y qué sienten las personas TPP cuando tienen pareja:

RESUMEN:

Persona extremadamente sensible a los reveses, y que fácilmente siente vergüenza y humillación. Tiende a aislarse de los demás y a destruir relaciones cercanas.

 

 

Las opciones de Tratamiento o Intervención se basan en:

  • El paciente NO acude a consulta solo, por su desconfianza con los Profesionales de la Salud, ya no digamos de la Salud Mental. Ya que no olvidemos, que NO tienen conciencia de enfermedad.
  • Le lleva algún familiar u otra persona con cierta autoridad o influencia sobre él, que desea que se le trate.
  • Implicación de la pareja en su caso, o de la familia de forma gradual.

Y os preguntaréis, ¿Por qué?

El problema es que parte de su paranoia tiene que ver con los médicos y el personal sanitario, que según él quieren
“inocularle una enfermedad”, “quitarle algún órgano no vital” o “encerrarle de por vida”.

El éxito en estas ocasiones pasa a que mientras no sea el paciente quien voluntariamente decida tratarse, el éxito de la intervención terapéutica basada en la psicoterapia es nulo o bastante limitado, siendo posible únicamente tratar algunos de los efectos del trastorno mediante medicación que ayude a controlar sus episodios, y a evitar con ello las repercusiones negativas que tiene sobre el paciente y sobre su vida social y laboral.

Os recuerdo la importancia entre la relación de Apego y la Sexualidad, aquí un Cuadro-Resumen:

En el caso del TPP, nos encontramos en la situación de APEGO EVITATIVO.

 

Por lo que debemos incluir a la familia en todo el proceso, con consejos, sugerencias, opciones y pautas en

3 Áreas diferenciadas como:

CONDUCTUAL:

  • Cuando se den brotes de agresividad u hostilidad, dejar a la persona tranquila, para evitar que se exaspere más. Cuando se calme se podrá hablar con ella, tratando de buscar los motivos del comportamiento que ha podido hacer “saltar la chispa”.

LABORAL:

  • Sugerirle que anote las cosas negativas que le han sucedido durante el día y, junto a estas, todo lo positivo que también ha vivido. A modo de resumen y balance del día.

SOCIAL:

  • Explicar al paciente los pros y los contras de las decisiones que tome, para que vea que si algo no sale bien está dentro de lo previsible, y no se debe a una conspiración contra él o a la mala suerte que le persigue.
  • Preguntarle sobre sus pensamientos y solicitarle que los desarrolle de acuerdo a su experiencia previa, para que compruebe que no siempre le sale todo mal.
  • Alabar sus iniciativas sociales y fomentarlas, dejando que sea el paciente el protagonista de dichas iniciativas.
  • Comentar los aspectos positivos de las personas con las que se relaciona, para procurar que cada vez se fije más en las cualidades de los demás.
  • Minimizar las acciones negativas realizadas por otros y que hayan podido perjudicar al paciente, aunque sin llegar a justificarlas.
  • Propiciar la participación del paciente en instituciones sociales y actividades colaborativas, porque esto puede contribuir a mejorar su autoestima, además de favorecer sus relaciones sociales.

 

Bibliografia:

  • Aaron T. Beck, Arthur Freeman, Denise D. Davis y otros.: Terapia Cognitiva de los Trastornos de Personalidad. Tercera Edición. Barcelona. Paidós. 1ª edición, febrero 1995; 3ª impresión, marzo 2010. 
  • Jorge L. Tizón García. Paranoide: La vida desde el búnker. Intersubjetivo – Diciembre 2003 – Nº 2, Vo. 5, Pags. 16
  • María Consuelo Morán, María José Fínez y Enrique G. Fernández-Abascal. Sobre la felicidad y su relación con tipos y rasgos de personalidad. Clínica y Salud 28 (2017) 59–63.
  • Enlace Vídeo. Autor: Green A. 

 

Espero que os sea de utilidad y con ganas de conocer vuestra opinión, preguntas y dudas.

Un saludo CoNpasión.

Copyright © 2018 Psicología CoNpasión. Todos los derechos reservados.

Zoraida Granados

Licenciada en Psicología. Psicopedagoga, Atención alumn@s necesidades educativas especiales. Sexóloga, Terapeuta Parejas. Psicooncóloga, Experta en Emergencias, Desastres y Duelo. Atención integral a personas con enfermedad avanzada y sus familias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*