Pérdidas, Muerte y Duelo.

Hola a tod@s:

Éste Post continua con la temática del Final de la Vida, pero no es necesario enfermar para sufrir o experimentar una pérdida o que un familiar, amigo, conocido… fallezca. Desgraciadamente, acaecen sucesos traumáticos, dolorosos, desesperantes e incluso desesperanzadores todos los días, al igual que sucesos, situaciones maravillosas, sorprendentes, fascinantes y esperanzadoras. De ahí el motivo de éste Post. 

Cuando vemos los telediarios, las noticias, leemos la prensa o consultamos internet,…existe un bombardeo continuo y sistemático de sucesos cercanos, lejanos, que nos pueden afectar, conmocionar o sorprender ya sea de forma positiva o negativa en nuestra vida o el modo de entenderla y por tanto de vivirla.

tristeza-por-perdida-o-duelo-portada

Pérdida y Duelo.

Con ello no pretendo dar recetas, pero si, nociones de lo que suponen las pérdidas y la muerte, los tipos, así como los modos en que la familia, amigos y l@s Profesionales de la Salud Acreditad@s (Médic@s, Psicólog@s,..) pueden ayudarnos a sobrellevar esas emociones que nos pueden dejar en shock, enmudecer, hacernos llorar desconsoladamente, gritar, hacernos buscar la soledad o la compañía,… y es que en toda pérdida o muerte, si, es una frase hecha “perdemos algo”, pero también debemos recordar y pensar que mientras… hemos ganado y aprendido mucho.

Pero…¿Qué es una Pérdida? Y ¿Qué es el Duelo?

Una PÉRDIDA es…

El concepto se emplea para nombrar a la falta o ausencia de algo que se tenía. Cuando una persona dispone de una cosa y luego la pierde, podrá decirse que sufrió una pérdida.

Por tanto, es…la falta o ausencia de algo que se tenía. Pero también, Acción de perder o perderse. Es decir, puede ser un objeto material, un empleo, dinero, el coche, las llaves,…pero también perder un ser querido, perder la salud o enfermar, perder una capacidad por ejemplo lesión deportiva, perder a tu hijo, familiar por sucesos traumáticos: accidente coche, terremoto,…pero también por enfermedad fulminante -ICTUS, infarto miocardio-, enfermedad de larga duración, aborto espontáneo, embarazo que no llega a término,… y esas emociones por el dolor de la pérdida de algo o alguien pueden tener como consecuencia…perderse un@ mism@ en el dolor y sufrimiento.

Ésta es una de las definiciones de DUELO …según mis compañer@s de Manejo del Duelo. 

“El duelo es esa experiencia que toca nuestras emociones y se manifiesta de infinitas formas. Es una respuesta natural a la pérdida de una persona, relación, condición de vida, parte de sí mismo o de cualquier aspecto con valor significativo, incluso también se manifiesta, más sutilmente, cuando tenemos que abandonar ideas caducas que ya no se adaptan a nuestra nueva realidad. En mi vida, como en la de todos los seres humanos, han habido muchas pérdidas importantes: me ha tocado cambiar abruptamente de trabajo y profesión, vivir en varios países, separarme de familiares y amigos, sin contar la pérdida de numerosos seres queridos, personas y mascotas. Después de elaborar todas estas pérdidas, de la forma más armónica que ha estado a mi alcance en cada ocasión, he llegado a aproximarme a algunas certezas sobre el proceso humano del duelo”. (LIBRO: “Lo más esencial sobre el Duelo” de Manejo del Duelo)

 

img_20160729_191911

Etapas Duelo según Profesionales vs. según Doliente

A la persona que se encuentra en el proceso de duelo se le denomina DOLIENTE. Porque se duele y le duele la pérdida, por lo que debe transcurrir un tiempo, superar una serie de fases para retomar su vida, sin olvidar, pero habiendo aprendido en el proceso.

La mayoría de la gente no necesita ayuda para elaborar su duelo. Es importante saberlo con tal de prevenir la medicalización del proceso o la psicopatologización. Es un proceso normal, que depende de la persona y por tanto, cada uno precisa un tiempo, un espacio y un proceso individual, que no es comparable a otra persona en similares circunstancias. Pero cuando ese Proceso se enquista, perdura en el tiempo, se da con una elevada intensidad en cuanto a emociones que desbordan y limitan/alteran la vida cotidiana de la persona, le inhabilitan para trabajar o realizar las actividades de la vida cotidiana podemos denomina a ese proceso DUELO COMPLICADO, o NO RESUELTO.

El problema viene cuando alguien no resuelve adecuadamente alguna de estas tareas y siente que no consigue seguir con su vida sin que la pérdida interfiera en ésta de manera significativa. Al principio del proceso de duelo, es normal que ocurra esto, pero mantenido en el tiempo puede desembocar en un duelo patológico, complicado o no resuelto, que podría definirse como “la intensificación del duelo al nivel en que la persona está desbordada, recurre a conductas desadaptativas, o permanece inacabablemente en este estado sin avanzar en el proceso del duelo hacia su resolución” (Horowitz, 1980).

En este sentido, una de las clasificaciones que más consenso ha adquirido establece cuatro subtipos de duelo complicado:

  1. Duelo Crónico. Pasa un año y la persona siente que nunca acaba. No termina de amoldarse a su nueva vida y sigue sin aceptar el dolor, la angustia o la ansiedad que siente al recordar la pérdida. La persona se detiene  en alguna de las tareas descritas anteriormente sin llegar a acabarlas.
  2. Duelo Retrasado o Pospuesto. Tras la pérdida la persona experimenta ciertas emociones, pero no todas las que existían, o con su verdadera intensidad y, pasado un tiempo, vuelve a experimentar una fuerte carga emocional ante algún acontecimiento que reabre la herida.
  3. Duelo Exagerado: la persona se siente desbordada de dolor  y trata de evadirse mediante ciertas conductas de evitación, como consumo excesivo de alcohol o drogas, obsesionarse en el trabajo, en salir o en cualquier conducta que le permita sobrellevar el dolor, lo cual puede llevar, en última instancia, a desarrollar algún trastorno psicopatológico, como problemas de ansiedad o depresión. Puede ser que la persona sea consciente de que hace todo esto para evitar el dolor que la pérdida implica, pero no sepa cómo afrontarlo.
  4. Duelo Enmascarado: la persona presenta problemas físicos o realiza conductas que le causan dificultades, pero sin darse cuenta de que éstas tienen que ver con la pérdida no superada. Por ejemplo, puede experimentar síntomas físicos similares a los del fallecido antes de morir o desarrollar problemas psicopatológicos (ansiedad, trastornos alimentarios, etc.), sin ser consciente de que su malestar tiene que ver con el duelo no resuelto.

Es cuando se da este tipo de complicaciones cuando es precisa la intervención terapéutica, que ha de identificar las tareas que no se han realizado y ayudar a la persona para que pueda llevarlas a cabo.

Existen muchas teorías explicativas del Duelo: por ejemplo de las diferentes fases, cada una con una denominación tanto por nombre como síntomas y/o duración, de las emociones asociadas o conductas posibles… Y como mi intención es explicar de forma sencilla -y se intenta que útil- os dejo al final los Profesionales que iniciaron por vocación de ayuda y auxilio a los enfermos al final de la vida tanto en los cuidados, acompañamiento, consuelo, facilitar despedida y acompañamiento de sus familias en el duelo, considero que os dará una idea global. Pero si queréis profundizar más podéis obtener más información pinchando el link encima de cada uno de los Profesionales.

Aquí os dejo un RESUMEN de las ETAPAS DEL DUELO más frecuentes. 

Las 5 etapas del duelo: Negación, Ira, Negociación, Depresión y Aceptación (NINDA) es el recorrido que se transita para sanar la pérdida de un ser querido, según Elisabeth Kübler-Ross.

el-duelo-8-728

Pero han habido y hay Profesionales cuya labor es Ayudar y Acompañar al Final de la Vida a los pacientes y a sus familias, prevenir el Duelo Complicado o la intervención mediante Grupos de Duelo como:

Como despedida del POST os dejo ésta cita:

“Solo las personas capaces de amar intensamente pueden sufrir un gran dolor, pero ésta misma necesidad de amar sirve para contrarrestar sus duelos y las cura.-Leo Tolstoy.”

dejar-ir

Proceso de dejar ir…

Copyright © 2016 Psicología CoNpasión. Todos los derechos reservados.

Zoraida Granados

Licenciada en Psicología. Psicopedagoga, Atención alumn@s necesidades educativas especiales. Sexóloga, Terapeuta Parejas. Psicooncóloga, Experta en Emergencias, Desastres y Duelo. Atención integral a personas con enfermedad avanzada y sus familias.

2 comentarios:

  1. Muchisimas gracias por explicar tan claramente y al alcance de todos lo que muchos hemos experimentado. Si hubiera leido esto en ciertos momentos de mi vida me hubiera ayudado. Me hubiera permitido ayudar a mus hijos a entender y gestionar mejor su duelo. Gran profesional eres.

  2. Excelente documento, completo y muy claro. Un placer conocerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*