Cuando no tener o no desear tener sexo…también es comunicación.

Hola a tod@s:

Vivimos y co-habitamos rodeados de ruidos, prisas, a contrarreloj, en definitiva, envueltos por el estrés desde que ponemos el primer pie fuera de la cama por la mañana. pero también por las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC´s), y como si no fuese poco por las Redes Sociales (RRSS). Una vez, en éste contexto…

Pasemos a calmarnos, desconectar -es difícil, me hago cargo- pero debes intentar pensar en esas gratificaciones y satisfacciones que te permites día a día, pasear, ver una película, cenar con la pareja,…tener sexo, del bueno, no una traca, si puedes tener fuegos artificiales. Y sí, seamos realistas, a veces, las parejas -da igual el tipo, forma, número,…-utilizan el sexo como única válvula de escape de su día a día, como colofón a una discusión o como única manera de tener un contacto piel con piel. Y ya que estamos siendo sinceros, ¿qué sensaciones os quedan después?

Pues esa y otras preguntas son las que les planteo a las parejas que acuden a Terapia Sexual y/o de Pareja. Sus respuestas, o algunas de ellas, a continuación.

14199726_749201818554282_687978358577316636_n

Las primeras preguntas:

  • ¿Para qué me necesitáis?¿Por qué ahora?
  • Motivos, circunstancias, mantenedores y desencadenantes de la solicitud de ayuda, de forma individual y por escrito. ¿Por qué? Para no impedir flujo libre de pensamiento, expresión emocional, deseabilidad, vergüenza, miedos, inseguridades,…
  • Historia de vida de pareja: cómo, dónde se conocieron, años de relación, tiempo de convivencia, exclusividad pareja o no, hijos o no, contrato vinculante, casados, pareja de hecho, sin contrato,..
  • Historia relaciones sexuales de la pareja: frecuencia, duración, han cambiado en cuanto a dónde, cuándo, cuánto, cómo,… ¿Cuándo fue la última vez que tuvieron acercamientos de algún tipo, con o sin culminar en relación sexual? ¿Juegos sexuales? ¿Uso o no de juguetes sexuales, lecturas, películas y/o pornografía?
  • Relatar un día normal de la pareja: hora de levantarse, trabajo, llegada a casa, saludos, tareas del hogar,…

Las respuestas, pueden estar orientadas a 4 esferas que rodean a la pareja y que no se encuentran cubiertas, satisfechas, o se desean cambiar aspectos, incrementar otros:

  • Esfera personal: no me encuentro bien, pero cómo ¿biológico, psicológico, social, emocional, laboral, de pareja? Deben conocer y saber identificarlo, es un trabajo previo de introspección y auto análisis.
  • Esfera de la relación de pareja: «Deseo que estemos como antes», «O como antes de los niños», «Como antes de casarnos»…
  • Esfera Emocional: no me encuentro bien, no soy feliz, bienestar, necesidades básicas cubiertas,…y las emocionales, psicológicas y espirituales,…su conjunto nos conlleva Bienestar.
  • Esfera Sexual: en cuanto a modo, cuándo, cuánto, fantasías, deseos, incluir novedades, juguetes sexuales,mayor sensualidad, prácticas nuevas: Swinger, Bondage, Shibari… Permitir a ambos ese espacio de reflexión y encuentro con sus necesidades y deseos, para que libremente expresen a su pareja, en un clima de confianza, respeto y seguridad. Donde sus preguntas y dudas pueden ser respondidas, reorientas hacia el cumplimiento del objetivo, eliminando barreras, mitos, frustraciones y/o miedos.

Shibari: el arte japonés de la atadura erótica. (http://www.garthknight.com/)

Pero … ésto no cuadra con el Título, no?

Es que también nos encontramos con las parejas que se encuentran en un punto diametralmente opuesto, y es donde ni se desea, ni se quiere, ni se tienen relaciones sexuales, ni acercamientos físicos y lo que es peor, emocionales. Y sí, lo habéis adivinado, entonces son una pareja sin relaciones sexuales, ni contacto físico, ni emocional…y salvando las distancias, es como si fueran compañeros de piso.

Uno de los desencadenantes, que no el único, para que acudan a Terapia buscando ayuda a respecto de cómo modificar o aliviar esa situación tan distante, es cuando uno de los integrantes de la pareja, realiza acercamientos, de tipo conductual -una caricia, un beso, demanda más atención y que sea recíproca, con el deseo último a medio o largo plazo de reiniciar los encuentros sexuales. Pero eso, sucede en la cabeza, vamos a llamar del «demandante», pero esos pensamientos, emociones y necesidades ¿se las ha comunicado a su pareja? Ésa es la clave, la comunicación, y que sea sincera, precisa, relate mis deseos y necesidades; pero no como algo que precise porque sí, sino como una forma de re-conectar y compartir esas experiencias únicas, las emocionales y sexuales de toda pareja.

El trabajo a realizar como Psicóloga-Sexóloga-Terapeuta de Parejas, conjuntamente con la Pareja, sino mal vamos, es: que

  • Re-descubran su aquí y ahora personal.
  • Volver a re-encontrarse en el camino conjunto.
  • Pero…no volver al pasado como herramienta arrojadiza o de crítica destructiva.
  • Sí volver a construir nuevos proyectos -pasados, ya olvidados o esperanzas nuevas-, deseos, objetivos,…tanto individuales como compartidos y disfrutar de esos pequeños pasos que les lleven a un nuevo redescubrimiento de cada uno y de la pareja.
  • Porque ahora son más experimentados, habiendo aprendido de sus éxitos y sus errores y como consecuencia, habiéndolos compartido con la pareja,  éso hay que reforzarlo y destacarlo porque…

photo-1429080355161-3c071e2e27a6

«Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender». F. Sagan – Escritora francesa.

Copyright © 2016 Psicología CoNpasión. Todos los derechos reservados.

Zoraida Granados

Licenciada en Psicología. Psicopedagoga, Atención alumn@s necesidades educativas especiales. Sexóloga, Terapeuta Parejas. Psicooncóloga, Experta en Emergencias, Desastres y Duelo. Atención integral a personas con enfermedad avanzada y sus familias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*